El modelo de reservación de alojamiento económico se ha convertido en la opción favorita de cientos de mochileros del mundo: entras a la web, eliges un destino, revisas el catálogo de habitaciones y reservas, pero a un precio mucho más accesible.

 

La plataforma digital de alquiler de viviendas funciona gracias a su red de anfitriones alrededor del mundo, quienes abren las puertas de sus propiedades para quienes están en busca de un lugar para pernoctar.


El negocio surgió en medio de la necesidad: Brian Chesky y Joe Gebbia, dos jóvenes diseñadores, no tenían suficientes ingresos para pagar el alquiler del mes. Aprovechando un evento que se realizaba en su ciudad, San Francisco, y que los hoteles estaban llenos, pusieron a la renta un espacio en su apartamento para dormir sobre un colchón inflable.


Para agregarle más beneficios al hospedaje, incluyeron un desayuno casero por el mismo precio y la opción de sólo rentar los días necesarios y no forzosamente por mes. Ese fue el principio de Airbnb, una contracción de las palabras “air bed and breakfast”, cama inflable y desayuno en español.


Montaron una página de internet para anunciarse y recibieron a su primer inquilino, Amol, quien pagaba 80 dólares al día con todo y desayuno, demostrando a los anfitriones que sí había gente dispuesta a pagar por su servicio.


Decidieron invertir en más colchones de aire y muy pronto ya tenían a tres personas hospedadas en el mismo apartamento.


Pero no podían crecer más porque dependían únicamente del espacio extra de su vivienda, así que para escalar el negocio, decidieron invitar a otras personas a sumarse a la plataforma por una comisión para ellos.


Para lograr su nuevo modelo de negocio, sumaron al equipo a Nathan Blecharzyk, un excompañero de la universidad y genio informático que los ayudó a crear una nueva web.


Se acercaron a YCombinator, la financiera que apoya a startups y que les otorgó veinte mil dólares para optimizar su negocio, además de brindarles asesoría y sugerirles que acortaran el nombre de la empresa a como ahora lo conocemos.


Esta idea disruptiva ha transformado el sector turístico y la forma en que planificamos los viajes; tan solo en México existen 10 860 alquileres disponibles en la app Airbnb, entre casas completas, cuartos privados y habitaciones compartidas.


El costo promedio por una renta en la Ciudad de México a través de la plataforma es de 1 175 pesos cuando el precio habitual en un hotel es de 2 965 pesos.*


Las claves del éxito

El éxito de esta startup que hoy ya evalúa su incursión en la bolsa, tiene varios momentos importantes y decisiones estratégicas que lo impulsaron hacia el éxito:


1.- Valor agregado: no solo ofrecía un espacio donde dormir, sino un desayuno casero por el mismo precio. No competían contra las grandes cadenas hoteleras, sino que crearon un nuevo modelo de negocio para un público específico.


2.- Invertir para crecer: con los primeros ingresos, invirtió para impulsar el negocio y multiplicar las ganancias.


3.- Crecer en infraestructura: una vez que el negocio se fortaleció, llegó el momento de tener una mejor infraestructura de servicio para crear mejores experiencias de usuario.


4.- Integrar una estrategia de marketing: después del éxito inicial, implementaron una estrategia de marketing en la que vendieron cajas de cereal que anunciaban el servicio; con las ganancias lograron autofinanciarse.


5.- Inscribirse a una aceleradora de negocios: acercarse a un experto para que les ayudara a evaluar sus áreas de oportunidad y a saber en qué invertir para cumplir sus objetivos de negocio.


6.- Pensar en el cliente: una vez que el negocio se encontraba en marcha, sus esfuerzos se concentraron en mejorar la experiencia de interacción de los usuarios con el servicio, mejorando la página web, fotografías y marketing.


Hoy, con más de 50 700 anfitriones activos, Airbnb creció 165% en 2017, sus dueños se ubicaron en el lugar 495 de la lista de las personas más ricas de acuerdo a la lista Forbes y en el número 62 del sector de las empresas de tecnología.


Actualmente, la compañía vale 31 mil millones de dólares y continúa sumando anfitriones ansiosos por colaborar con el proyecto y generar ingresos, así como nuevos huéspedes que buscan opciones de hospedaje para ahorrar durante sus viajes.


El nuevo enfoque de la empresa se concentrará en impulsar las rentas a largo plazo y el servicio Airbnb Plus; y en un futuro cercano, podría comenzar a cotizar en la bolsa.

AIRBNB Y SU EXITO

¿Has utilizado Airbnb para tus vacaciones o viajes de negocio?

 

*Martínez, León, "¿Es más barato rentar una habitación de hotel o en Airbnb?" El Economista, 2 de febrero de 2018

 

Conoce la importancia de que tu sitio web cuente con una app, aquí.

 

¡Solicita ahora tu diagnóstico gratuito, nosotros te ayudamos!

Solicita tu Diagnóstico Gratuito