Social Shopping 2.0

Las tendencias cambian, así como la forma en que llevamos a cabo todas nuestras compras. Si bien hace poco nos enfocábamos en el eCommerce, hoy en día contamos con algo llamado social shopping.

 

Y, aunque seguimos haciendo compras en línea, estas también han cambiado. El proceso ya no es el de buscar un producto en la red y terminar en una tienda en línea, ahora nuestros amigos y contactos tienen una participación fundamental en la decisión de si hacemos una compra o no, y es algo a lo que se tienen que enfrentar las empresas.

 

El social shopping se basa en el uso de las redes sociales como canal de venta, como sitio para recomendaciones e incluso para interactuar con quienes ya han realizado compras. Al promocionar los productos o servicios desde redes sociales, se puede impulsar el tráfico hacia el sitio web, o pueden funcionar como canal de venta directa, especialmente en Facebook, Instagram o Pinterest.

 

Cuando estamos a punto de comprar algo, nos gusta tener segundas opiniones, por ejemplo de nuestros amigos; el social shopping se vale de estas estrategias, como la publicidad boca a boca, para impulsar los productos ofertados, ya que esto le da una buena impresión al posible comprador. Es en el ciclo de venta en lo que se diferencia del eCommerce, ya que por lo general es orgánico, gozando de un buen posicionamiento natural, al basarse en relaciones entre internautas, recomendaciones, influencers, embajadores de marca, etc.

 

Para obtener buenos resultados en el social shopping, también necesitas contar con una buena estrategia, la cual incluye:

 

  • Selecciona tu red social indicada: lo mejor es elegir donde tengas mayor influencia y la que te dé las mejores herramientas para este tipo de ventas, como comentarios de productos, sistema de calificaciones (como las famosas estrellas), backlinks, botones de compra y compartir, etc.
  • Servicio personalizado: tal vez sea un poco más difícil, ya que los compradores se van a dejar llevar más por los comentarios que por la empresa, aún así no es imposible. Si ofreces descuentos, recompensas y promociones, es más probable que terminen comprándote a ti.

 

Al llevar a cabo este seguimiento, lograrás hacerte de clientes fieles, pues les estás ofreciendo buenos productos y buen servicio, generando confianza en ellos y logrando una buena publicidad de boca a boca, impulsando las ventas y tu marca.

 

Las posibilidades para el comercio electrónico cada vez se abren más para ofrecer productos y servicios a diversos sectores de la población, para lo cual se debe estar al tanto de las tendencias digitales y tecnológicas pues, de hacerlo bien, las empresas que lo lleven a cabo gozarán de una buena reputación en el medio, contando con publicidad orgánica, efectiva y no invasiva para sus usuarios.