Twitter y el análisis de fenómenos sociales

En estas investigaciones se utilizan resultados recientes de la rama de las ciencias de la computación conocida como inteligencia artificial. Asimismo, se apoyan en la teoría de las redes complejas para estudiar las características de las conexiones entre los usuarios de las redes sociales.

Análisis de campañas electorales, detección de brotes epidémicos y mercadotecnia de productos son algunos de los fenómenos sociales que se estudian a partir de los datos de redes sociales, especialmente Twitter, para medir diversas expresiones que los ciudadanos realizan a través de estas plataformas.

Ricardo Mansilla Corona, quien forma parte del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la Universidad Nacional Autónoma de México (Ceiich UNAM), señaló que en estas investigaciones se utilizan resultados muy recientes de la rama de las ciencias de la computación conocida como inteligencia artificial. Asimismo, se apoyan en la teoría de las redes complejas para estudiar las características de las conexiones entre los usuarios de las redes sociales.

Twitter fue una herramienta fundamental para medir el “sentimiento” de los ciudadanos acerca de los candidatos en las elecciones presidenciales de 2012. Para esto, los algoritmos se encargaban de detectar dentro del océano de mensajes que producía Twitter aquellos que contenían ciertos términos clave, por ejemplo, EPN, AMLO, JVM, Quadri y #yosoy132, entre otros.

De acuerdo con Mansilla Corona, quien es miembro con nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), una vez que los mensajes eran detectados, los algoritmos los clasificaban en positivos, negativos o neutros con respecto a los términos de búsqueda. Finalmente, la cantidad total era publicada en un portal para observación de los usuarios.

Para noviembre de 2011, los primeros algoritmos se encontraban en fase alfa y a partir de marzo de 2012 ya estaban listos en su fase operacional. Desde entonces, el equipo de la UNAM ha trabajado en este campo sin cesar.

Después de que finalizaron las elecciones de 2012, los investigadores adaptaron los algoritmos para estudiar la propagación de enfermedades contagiosas por contacto —básicamente gripe o influenza— a través de los comentarios que los usuarios de las redes sociales publicaban acerca de las mismas. Para esto, los algoritmos debían distinguir entre frases como "tengo gripe" de otras como "la gripe es un azote de la humanidad".

El sistema se encuentra en servicio actualmente a través del sitio ViralMap, donde se actualiza una vez por minuto, con una cobertura que incluye todo el planeta.

De manera complementaria, Mansilla Corona trabajó en el desarrollo de una aplicación para teléfonos celulares que permite al usuario saber quiénes son los enfermos en 10 kilómetros a la redonda del lugar donde él se encuentra. La aplicación cubre todo el territorio nacional mexicano y puede descargarse tanto en el sistema operativo iOS como para el sistema operativo Android.