Utiliza chatbots en tu estrategia de marketing

Edgar Fernández

La atención a los clientes es uno de los puntos más importantes en una estrategia de marketing digital. Responder las preguntas, comentarios o mensajes de los usuarios se vuelve una prioridad para generar un mayor interacción y así fidelizar a los usuarios.

Un chatbot es un software que se encarga de contestar mensajes e incluso puede llegar a mantener conversaciones con los usuarios. Regularmente, esta tecnología se utiliza en servicios de mensajería instantánea como Messenger,Whatsapp y Telegram.

El uso de los chatbots tiene muchas ventajas, sobre todo para los usuarios que pueden encontrar respuestas de forma inmediata a sus dudas, sin importar la hora o el día. Actualmente tenemos asistentes tan inteligentes como Siri, Cortana o Google cuya tecnología es tan avanzada que nos ayuda  a resolver tareas del día a día con mayor facilidad y accesibilidad.

Además, esto hace la interacción entre cliente-marca más personal. Hay que recordar que el humano es un ser sociable por naturaleza y por eso prefiere mantener una conversación a tener que estar navegando en tu sitio o en internet para poder resolver sus dudas.

Para empezar a implementar chatbots en nuestra estrategia de marketing, debemos de tener en cuenta que debemos personalizar y configurar las respuestas para que se asemeje lo más posible a una conversación real. Para esto, los ajustes del asistente deben de tratar de llevar al cliente a una conversación predefinida en la que realmente puedan ayudar de manera eficiente.

Si pensamos en el funnel de ventas o el buyer’s journey, los chatbots son más eficaces en las primeras etapas; cuando el cliente tiene alguna duda sencilla (sobre la marca, el producto o el servicio) o cuando requiere información detallada sobre el funcionamiento o las características del producto.

Debemos de tomar en cuenta que los chatbots no pueden reemplazar al community manager y a la interacción persona a persona. Sin importar lo avanzada que esté la tecnología, los bots nunca podrán reemplazar las emociones y la sensación de tener una conversación con una persona real, pero si los utilizamos de buena manera, pueden llegar a ser grandes aliados de nuestra marca.