Entre tantas opciones de agencias de comunicación y marketing, el factor diferenciador es decisivo. Ser una agencia de Inbound Marketing se ha convertido en una necesidad, pero también en una moda, por lo que existen muchas que dicen manejar el inbound cuando en realidad siguen esquemas tradicionales.

El Inbound Marketing tiene una base metodológica con procesos bien definidos, con contenidos estratégicos y un amplio grado de automatización en el seguimiento, pero personalización del mensaje, para generar las soluciones adecuadas a las necesidades de cada cliente. Las cuatro fases para un trabajo inbound son atraer, convertir, cerrar y deleitar.

¿Entonces cómo distinguir a una agencia que siga esta metodología? Aquí te decimos 3 características esenciales que toda agencia inbound debe tener:

  • ¿Qué hace? Atraer a clientes de manera creativa y no intrusiva.
  • ¿Cómo lo hace? A través de contenidos de valor y con estrategias que acompañen al recorrido de decisión de un cliente.  
  • ¿Por qué? Porque tienen pasión por lo que hace, lo cual se refleja tanto en sus colaboradores y sus clientes.

Esos factores serán la clave para que la esencia inbound se note en cada una de las acciones de una agencia porque se entiende a las ventas de distinta manera, ya que no se realizan esfuerzos divididos entre marketing y ventas, sino que los une con objetivos en común para que la atracción, conversión, cierre y deleite sean tareas de ambos.

Al centrarse en mensajes no intrusivos entiende las necesidades de fondo de un cliente y a su vez comprende que las personas siguen siendo lo central, no se trata de vender por vender ni inventar frases de humo que cautiven, para que al poco tiempo se desvanezcan.

Esa comprensión de lo humano, del comportamiento del comprador, de la necesidad de un cliente, se refleja en un servicio personalizado que crea sinergias porque en verdad se buscan soluciones que funcionen para el cumplimiento de objetivos y crecimiento del negocio del cliente.

Precisamente por el factor humano, una agencia inbound valora a su talento como su principal activo, busca personas comprometidas y apasionadas por lo que hacen, a quienes los capacita constantemente para ofrecer un mejor servicio al cliente.

El posicionamiento se centra en la gente y no en el dinero, ya que son las personas las que mantendrán a una marca en el top, más allá de la inversión que se realice. Sin embargo, los resultados son cuantificables. No basta con saber que se vendió un producto o servicio ni que se obtengan más clientes, sino llegar al deleite, es decir, generar tal fiabilidad en la marca que los clientes sean de largo plazo y se conviertan en embajadores de la misma.

Central interactiva