El mundo laboral exige cada vez más el contar con nuevas competencias para que una persona se mantenga en su puesto o para que avance escalones en la estructura de una empresa, así que afinar, mejorar o contar con nuevas competencias laborales es la mejor opción.

Una competencia laboral puede ser una acción específica o un conjunto de acciones que nos llevan a operar de manera eficiente en una compañía. Para esto una persona debe conjugar todas las capacidades, habilidades y aptitudes con las que cuente, desde los conocimientos propios de su formación profesional hasta los factores generales que hacen destacar a un trabajador como ser proactivo u organizado.

Hay que distinguir también que una cosa son los conocimientos, es decir, qué es lo que sabes; de las actitudes, es decir, saber ser, y las habilidades cuando ya estamos hablando de saber hacer. 

A todo esto, ¿cómo podemos adquirir nuevas competencias laborales? Primero debes tener muy claro qué haces, los límites de tu puesto, las actividades y lo que se requiere para llevarlas a cabo. Así que puedes seguir estos pasos para determinar en dónde estás y hacia dónde quieres llegar:

  1. Realiza un perfil claro y concreto de qué haces, más allá de cómo se denomina tu puesto, piensa en lo que haces actualmente y luego establece un máximo perfil que podría estar en esa posición, todo lo que debe tener, saber y hacer: sean idiomas, liderazgo, conocimientos específicos, etcétera.  Ese será nuestro perfil base, el puerto hacia donde queremos llegar.
  2. Analiza con honestidad cuáles son tus fortalezas y debilidades; determina de ese perfil superior qué posees y qué te hace falta. Visualízate siendo esa mejor versión de ti.
  3. Determina qué competencias laborales posees actualmente, qué conocimientos tienes, cuáles son tus aptitudes y habilidades. Esto te dará un panorama de en qué nivel te sitúas con respecto a ese perfil superior para seguir avanzando.
  4. Ten en cuenta conocimientos, aptitudes y habilidades que posees, pero que actualmente no las estás ejecutando en tu puesto, tal vez te sirvan como medios para generar nuevas competencias laborales.
  5. Genera un plan de desarrollo de competencias laborales en el que esquematices con objetivos concretos, medibles y realistas que puedes trabajar para ir generando nuevas competencias laborales. Por ejemplo, tu puesto requiere conocimiento de algún software especial y no lo dominas o ni siquiera te has acercado a este, entonces ahí tienes un punto a trabajar, debes verificar qué requieres para aprenderlo y ponerlo en ese programa de desarrollo, el cual será tu guía para que vayas trabajando a especie de módulos en lo que necesitas para cumplir con ese perfil superior.

 Obviamente, cada nueva competencia, cada actividad o conjunto de acciones que necesitas para generar una nueva competencia requerirá de inversión en tiempo, recursos y esfuerzos, unas serán más fácil, otras llevarán más tiempo, pero todo eso lo tienes que contemplar en tu plan de desarrollo de competencias laborales para que jamás pierdas brújula. 

Si tienes la posibilidad económica piensa en posgrados, diplomados, cursos, másters, etc; seguramente será una vía para tengas más competencias. A veces no tienes tantos recursos monetarios como para abarcar todo lo contenido en tu plan, entonces debes dar prioridad a lo que creas más fundamental para aplicar una inversión.

Toma en cuenta otras vías de capacitación, piensa si en la empresa tienes posibilidades de actualizaciones o cursos y alinea lo que te brinde la compañía con tu plan de desarrollo. Internet es una gran fuente de capacitación y actualización, muchas veces de forma gratuita, aplícate en ello. Ten la voluntad y disciplina de aprender.