Hace más de 20 años era imposible imaginar un escenario como el actual en el que los smartphone se han apoderado de la comunicación, al grado de hacerse un producto imprescindible.

¿Crees que el smartphone podría desaparecer? La respuesta inmediata sería, “claro que no”. Pero no hay que aventurarnos a ser tan tajantes. Si hace 45 años hubiéramos preguntado a las personas si creían que la gente se podría comunicar a través de un artefacto no conectado sin importar en que parte del mundo se encontrara, la respuesta inmediata hubiera sido una negativa.

Obviamente esto ocurrió, entonces por qué no podrían desaparecer los smartphone. Reflexiones de este estilo han llevado a Vito Di Bari a afirmar que los smartphone desaparecerán, pero tranquilo, esto será porque la conectividad estará en todos los accesorios y entonces necesariamente se podrá prescindir del artefacto.

La primera llamada por telefonía celular se logró el 3 de abril de 1973, en un hecho histórico que abrió un camino a este medio de comunicación que ha alcanzado niveles que en ese tiempo fue imposible imaginar. Martin Cooper, gerente de Sistemas de Motorola, fue quien realizó esa primera llamada en Nueva York.

Desde ese día la telefonía celular ganó terreno y hoy es inconcebible pensar vivir sin smartphone, pero Vito Di Bari afirma que el artefacto llegará a su fin, aunque se reemplazará con otros elementos que tendrán wifi y estarán conectados como ropa, lentes, autos, etcétera.

¿Quién es Vito Di Bari para hacer tal aseveración? Él es lo que se denomina un futurista que con base en la historia, el proceso de evolución y el análisis de las tendencias e innovaciones realiza pronósticos fundamentados de cómo será el mundo, la gente, la intercomunicación, en los años venideros.

Vito Di Bari comentó recientemente que el smartphone vino a sustituir diversos objetos al integrarlos entre sus aplicaciones, pero es inevitable que en el futuro desaparezca tal como lo conocemos porque la ropa incorporará conectividad, así como otros elementos, entonces ya no se dependerá de un teléfono en la mano para estar conectados, sino de todo lo que usamos cotidianamente.

Incluso habla de ciudades inteligentes en las que el internet de las cosas sea una realidad y esté un nivel tal que todo realmente esté interconectado y para esto no se tendrá que esperar muchos años, ya que según el futurólogo podría ser en los próximos diez años.

¿Qué opinas? ¿Puedes visualizar un mundo así? Como siempre se abren dos vertientes, lo positivo de una tecnología tan avanzada y lo negativo por la dependencia que se tendrá de la “conectividad” al grado de que esté en todo lo que usemos, portemos y toquemos.

Central interactiva