Las cadenas de hamburguesas han explotado a las patatas fritas como elemento de marketing por muchos años, ya que fuera de su producto principal las papas es el factor más importante por el que los clientes reconocen a una u otra marca.

Presentar la hamburguesa por sí misma ha sido la base de la publicidad para este tipo de establecimientos, pero la creatividad realmente se ha visto en los elementos que la acompañan y las papas fritas se han convertido en voceros de la marca.

En los últimos años McDonald’s ha destacado por utilizar a las papas fritas como parte creativa de su publicidad de forma exitosa. Así como otras cadenas también las usan para dar un mensaje ingenioso que realmente conecta con las audiencias.  

Sin embargo, podrían estar contados los días que le quedan a las papas fritas para seguir siendo un elemento fundamental en la publicidad al ser un alimento considerado “chatarra” por su nulo aporte nutricional.

Lo políticamente correcto y hasta la normatividad en algunos países contra los “fast food” o comida chatarra han cambiado la percepción que se tiene sobre algunos lugares o marcas, así que el mensaje comunicacional se viene adaptando a esta oleada en contra de este tipo de alimentos.

Estas cadenas de hamburguesas han tenido que incluir en su menú alimentos bajos en calorías y la publicidad se les ha dificultado por los casos de obesidad infantil a nivel mundial. 

El debate sobre la responsabilidad de la publicidad en aspectos como la obesidad o la responsabilidad de los consumidores continuará, provocando más cambios en la forma de hacer marketing para este tipo de cadenas de comida rápida; lo cierto es que para la parte de las hamburguesas las patatas fritas irán perdiendo su valor como elemento de publicidad.