Independientemente del giro o sector de tu empresa un buyer persona único no es lo más recomendable porque el mercado es un ente cambiante que requiere una gran capacidad de adaptación.

Así que piensa en la posibilidad de desarrollar más de un buyer persona para que tu estrategia de marketing tenga mayores posibilidades. Pero mucho ojo que tampoco se trata de hacer varios buyer persona al aire y llenarte de tantos que al final no tendrás una guía.

Recuerda que un buyer persona es una representación o prototipo de tu cliente ideal y lo construyes tomando en cuenta toda la actividad de tu negocio, haciendo una investigación de tu sector, competencia y clientes actuales.

Por lo tanto, crear un perfil de buyer persona no es cosa menor, es una de las piedras angulares en tus estrategias de marketing. Lo recomendable es tener uno principal y otros dos o tres secundarios, con estos será suficiente para guiar los pasos de tus estrategias, para saber a quién quieres llegar, cómo dirigirte a ellos, qué contenidos les interesan, etcétera.

En caso de que tuvieras diferentes divisiones de negocio o algún producto o servicio especial puedes crear también un buyer persona por divisiones o líneas de productos, solamente si esas divisiones o productos no se conectan entre sí.

Así que ten en cuenta que puedes tener los buyer persona que consideres necesarios, siempre y cuando los construyas a conciencia. Si tienes solamente un buyer persona y te ha funcionado sigue así, aunque piensa si no tienes casos que se salen mucho de ese perfil, para que crees alguno secundario, ya que tener un buyer persona único puede limitarte.

Central interactiva