El museo de arte moderno de Londres, el Barbican, inauguró una exposición sobre la inteligencia artificial que muestra los avances tecnológicos que están llevando a emular las operaciones humanas más complejas, un acercamiento a una realidad que ya nos pisa los talones.

La inteligencia artificial ha sido tema de cientos de películas que pertenecen a la ciencia ficción, pero con lo que hoy se llega a ver, ya no está tan lejano de ser una verdad cotidiana. De hecho, la inteligencia artificial ya es parte de muchos ámbitos que ni siquiera notamos.

"IA: más que humana" es la exposición londinense que estará vigente hasta finales de agosto, la cual suma más de 200 instalaciones, muestras y proyectos de artistas, científicos e investigadores de todo el mundo alrededor de la inteligencia artificial.

Lo relevante de la muestra es en primer lugar el que empiece a ser un tema en el foco de todos los ámbitos, incluyendo el artístico o cultural, y en segundo lugar observar los niveles que ha alcanzado la evolución científica.

Uno de los grandes atractivos son los robots y programas dotados con capacidades de decisión y ajuste a su realidad, como un brazo que prepara y sirve cócteles; la colmena sintética que reproduce las condiciones de una primavera perpetua, desarrollada por el Mediated Matter Group del MIT para mitigar la creciente declive de las abejas y un programa con un algoritmo capaz de aprender -al escuchar música clásica- cómo componer obras por sí mismo.

Central interactiva