Hace unos años se pronosticaba la desaparición de los blogs, pero resurgieron con más fuerza porque la herramienta evolucionó para ser revalorada, ya que tiene grandes beneficios para una empresa, marca o para una persona.

La lucha por hacerse notar antes que cualquiera en los buscadores fue el punto crucial para la nueva Era de poder que viven los blogs, ya que es una herramienta que al ser bien manejada posicionará al sitio mientras se generen contenidos de valor.

Otra ventaja es que todos los esfuerzos que se hagan a través de un blog son orgánicos y si bien se pueden impulsar con pautas, los contenidos se mueven solos en la red. Además rebasan tiempos, ya que pueden permanecer vigentes mientras sean contenidos “evergreen” o perennes, es decir, sin una temporalidad, cuyo valor responda a algo que en cualquier momento se pregunta o que se ofrezca una solución a un problema que se ha tenido sin importar qué año sea o de qué generación estemos hablando. 

Un beneficio más es que son plataformas que te pertenecen, a diferencia de las redes sociales, cuyos contenidos están sujetos a las reglas y permanencia de una u otra plataforma. Tu blog permanecerá mientras tú quieras, una red social lo hará hasta que otra persona lo decida.

Un blog es versátil, adaptable, abierto y configurable a las necesidades de cualquier industria, giro, sector, profesión, gustos o intereses de una empresa o persona. El poder de tener un blog se fundamentará en los objetivos, estrategias y creatividad que le quieras imprimir, es decir, depende del esfuerzo, tiempo e ingenio que tú quieras invertirle.

Si te faltan razones para creer en el poder que tiene un blog, aquí te van unas cuantas más:

- Excelente herramienta para generar tráfico a un sitio.

- Contribuye con el posicionamiento SEO.

- Te proyectas como especialista en un sector.

- Creas una comunidad con intereses afines.

- Muy útil para posicionar una marca.

- Es una plataforma para captar leads.

- Es el mejor método para generar fidelización en tus audiencias.