Un sitio web es una plataforma digital fundamental para toda empresa, es un territorio digital propio al que le puedes sacar mucho provecho para campañas de marketing e impulso de marca. Pero hay que tomar en cuenta que el diseño de dicha página sea funcional y eficiente para que impacte.

Uno de los errores más comunes es saturar de información el sitio web con la intención de que todos los datos, historia, descripciones y demás aspectos que se tengan sobre la compañía esté al alcance de los usuarios. 

Sin embargo, esto puede provocar el efecto contrario, ya que sobrecargar de información una página digital ahuyenta a quien navega en ella, no atrapa la atención y se pierde el interés casi de inmediato, máxime si la distribución de toda esa información es deficiente, generando una masa de imágenes, textos y contenidos que no pueden digerirse.

La tentación de saturar siempre está presente al contar con un sitio web, es casi natural pensar que si estoy invirtiendo en una plataforma esta debe contener todo lo que decida el dueño o responsable de ese sitio.

Antes debes pensar en algunos factores que te ayudarán a darle rumbo al diseño de tu sitio web:

  1. Define cuál es el objetivo de tener una página web, pregúntate si será un sitio corporativo, si será para venta, si solamente es presencia de marca, si cuentas con preguntas constantes de tus posibles clientes. Cuando definas ese objetivo será más fácil que le des un rostro a tu página digital.
  1. Define cuántas secciones necesitas y toma a esas secciones como células independientes que deben ofrecer justo lo que su nombre indica, pero a la vez estar integradas a toda la línea de diseño en tu sitio para que sea una plataforma integral.
  1. Tu home es fundamental, será donde indiques claramente lo que haces u ofreces, quién eres y las ventajas frente a tu competencia, todo muy bien explicado, sé conciso y ejemplifica lo que indicas, además sé coherente entre tus textos e imágenes; recuerda que todos los elementos de tu sitio hablan de ti.
  1. Cada sección debe llevar la información necesaria para que el usuario tenga una idea de lo que dicho espacio quiere comunicar. Muchas veces se incluyen textos largos, muy técnicos, descripciones interminables de productos y servicios, contenidos llenos de adjetivos comerciales, que al final hacen que tu marca pierda autenticidad.
  1. Pondera la claridad, lo conciso, dale importancia a lo que realmente el usuario busca de un sitio, por ejemplo, si se trata de una compra o interés en un servicio quien navegue en tu sitio poco le importará la misión o visión que tenga tu empresa y más si estas cuentan con una redacción ambigua y larga. 

Todos los elementos visuales como colores, plecas, íconos y hasta los espacios que dejes deben provocar armonía y deben ir conforme a la personalidad de tu marca. Utiliza contenidos que aporten, no solamente llamados a la compra, sino textos que indiquen las ventajas de lo que ofreces, testimonios, datos, todo breve y claro. Esto impacta y llama la atención. Sacrifica siempre los textos largos, deja espacios que son respiros para el ojo.

Central interactiva