Para que la tecnología sea un aliado hay que entenderla, acercarse a ella y probarla. Actualmente existen diferentes herramientas digitales que te ayudarán a dirigir a tu equipo de trabajo, optimizando los tiempos y procesos, para ser más rápidos y rentables.

Sin embargo, hay que estar alerta de no hacerse de muchas aplicaciones, herramientas y recursos que tal vez ni utilices y terminen siendo una mala inversión. Es fácil caer en la tentación de tratar de contar con muchas apps, pero el poseer varias no te garantizará ser más rentable o que sepas llevar mejor a tu equipo de trabajo.

Antes de que implementes una herramienta digital te recomendamos que tomes en cuenta estos aspectos:

  • Evalúa las necesidades de trabajo e interacciones con tu equipo.
  • Piensa cuántos trabajan en tu equipo o quiénes pueden ser parte de uno de tus proyectos.
  • Verifica el tipo de proyectos que gestionarás.
  • Trata de diferencia en las herramientas de largo plazo, las que te servirán para tareas cotidianas o mecánicas y las que necesitarás proyectos específicos. Mientras más delimites más control tendrás.
  • Conócelas, busca referentes, no te dejes llevar por las de moda.
  • Si son gratuitas pruébalas, si son de paga generalmente hay un periodo de prueba sin costo: ¡aprovéchalo!
  • No inviertas sin saber o solamente porque es lo que todo mundo está usando.
  • Busca foros y tutoriales para ver qué tan intuitiva es la herramienta.
  • Piense quién la implementará en y si requiere de aspectos técnicos muy avanzados.
  • Mide resultados.

Determina cuál es la mayor necesidad en tu equipo de trabajo y empieza por una herramienta digital a la vez, no trates de implementar varias al mismo tiempo. Si ya tienes claro lo que requieres, aquí te dejo unas sugerencias de las herramientas digitales que más se usan y contribuyen con la dirección de equipos:

Google Drive: solamente requieres una cuenta en Google y tendrás diversas opciones como calendario, tablas, documentos, presentaciones, organización de carpetas, almacenamiento en la nube, posibilidad de compartir archivos, entre otras funciones.

Si lo que requieres son chats o videoconferencias hay muchas opciones en el mercado como: HipChat, Skype, Campfire, Google Hangouts, Zoom.

Para gestión de listas o tareas el más utilizado es Evernote, con el que puedes compartir contenido y gestionar las tareas de un equipo. Pero también puedes usar Todoist o Producteev.

Asimismo, si vas más hacia organizar procesos tienes la opción de Notion, con el que puedes documentar procesos y crear flujos de trabajo.

Si requieres CRM o planificadores de proyectos échale un vistazo a Trello, KanbanFlow o Asana.

En este sentido, Assembla va un poco más allá, ya que permite una gestión de proyectos de desarrollo; con un sistema de tickets muy intuitivo, ya que cada integrante del equipo tendrá un ticket con la información al detalle de lo que debe hacer.

Solamente es cuestión de qué definas tus objetivos porque herramientas digitales sobran hoy en día, con temáticas específicas, por ejemplo si quieres medir la productividad puedes usar la aplicación Toggl, que gracias a su temporizador te ayuda a medir el tiempo asignado en una tarea y cuánto están tardando los integrantes de tu equipo en hacerla.

Otra opción es TeamLab, una plataforma de gestión gratuita que prácticamente es como poseer una red social propia para tu equipo de trabajo.

Central interactiva