Si tienes un extenso catálogo de productos o cuentas con tienda online, Google Shopping es un servicio que te ayudará a impulsar tus ventas. Cuando un usuario consulte algo relacionado con un elemento de tu catálogo, éste aparecerá en los resultados de búsqueda.

Para subir tus artículos, es necesario crear una cuenta en Google Merchant Center, el sitio desde donde controlarás la información referente a tu tienda en línea y la correcta vinculación con tu página web y cuenta de Google Ads.

La principal ventaja de esta herramienta, es la posibilidad de atraer a todos los probables compradores cuando están en busca de algún artículo, al aparecer en un sitio privilegiado de Google. Claro que hay una versión gratuita, pero la versión de pago nos posiciona mejor.

A través de Merchant Center, se pueden seguir cargando las novedades y actualizar la información de los artículos, a fin de ofrecer una guía de características completas de lo que vendemos. Recuerda que una Campaña de Shopping se distingue entre las demás, gracias a la información puntual y detallada de sus productos.

Presta especial atención a la redacción y ortografía, ya que en la sección gratuita de la campaña, Google privilegia a los anuncios que cumplen mejor con todos estos campos.

Usa los términos comunes con los que el usuario podría buscarte, carga imágenes de alta calidad en fondo blanco y actualiza la tienda por lo menos 1 vez a la semana. Después de concretar una compra, invita a las personas a opinar sobre tus productos: Google valora los comentarios y comienza a mejorar tu visibilidad.

Puedes iniciar con pocos productos para medir el interés del público y a partir de ahí, agregar novedades de acuerdo a la demanda.

Un dato importante a saber es que las campañas de Shopping sólo permiten el uso de palabras clave negativas, así que debes crear una estrategia en torno a cómo no te gustaría que te encontraran en la web.

Mejora el tráfico hacia tu web, promociona tu inventario y encuentra clientes mejor calificados.