Con motivo de la nueva película Joker, dirigida por Todd Phillips y como protagonista Joaquin Phoenix, en una de sus actuaciones más emblemáticas, quisimos analizar a este villano que surgió hace casi 80 años en los cómics como el archienemigo de Batman y extraer algunas lecciones para un emprendedor.

¿Puede un villano ser un referente para un emprendedor? Claro que sí porque la construcción de este personaje es tan sólida que si lo orientamos hacia algo positivo, tendremos diversos tips para cualquier ámbito.

Si bien un villano no debiera ser un referente o modelo a seguir, Joker ha sido tan carismático, enigmático y poderoso que tiene millones de fans. Estos son los puntos que puedes tomar como lecciones al momento de emprender:

  1. Arrojo. Un emprendedor nunca lo será si no hay un punto de quiebre en su vida en el que sepa y determine que tiene que lanzarse a un ámbito que de primera instancia le ofrece un panorama de incertidumbre. 
  2. Locura. Si no hay algo de locura en un emprendimiento difícilmente habrá éxito. Ser loco es tener una lógica distinta para hacer las cosas, es ser diferente; preocúpate si estás emprendiendo y nadie te dice que lo que estás pensando hacer “es una locura”.
  3. Caos. La gente le teme al caos porque no se puede controlar, por eso que el mundo del emprendedor genera tantos miedos, pensamos qué tal si no funciona, qué haré si se me acaban los recursos, qué tal si no soy capaz, etc. Dominar este caos es la principal tarea del emprendedor y no lo hará con los parámetros y sistemas ya conocidos en los que todos se mueven, sino con sus propias estructuras y recursos para resaltar. 
  4. Sentido vital. Si no tienes un sentido vital en lo que haces puedes perderte en el camino o derivar hacia otra cosa que será un infierno creado por ti mismo. Desde el principio de tu proyecto debes saber tu sentido vital, cómo te defines, cómo te ves, hacia dónde vas, etc.
  5. Fortaleza. Siempre habrá múltiples sucesos e imprevistos que te impactarán, requieres de voluntad y fortaleza para saber esquivar lo que se puede, recibir aquello que sea inevitable y levantarse; así como el momento propicio para atacar. 
  6. Enfócate. Los mejores villanos son brillantes y ese rasgo es una gran lección, saca lo mejor de ti, detecta para lo que eres excelente y explótalo. Para cada acción debes tener una luz que te guíe para destacar y no hacer lo mismo que todos. 
  7. Especialización. No se puede hacer de todo a la vez y ser bueno en todo, tienes que saber tus fortalezas y especializarte para que tengas éxito. 
  8. Ingenio. Para el emprendedor nada es lineal, una situación tiene tantas vertientes como posibilidades, tú debes hallar lo que más te convenga; cada plan, cada misión y objetivo requieren de tu ingenio. 
  9. Perseverancia. Es fácil tirar la toalla, pero si algo muestra un villano como Joker es ser perseverante, no dejar tu proyecto pese a las adversidades, saber rectificar y hallar los caminos para seguir.
  10. Sonríe. Pon tu mejor sonrisa en todo lo que hagas porque al final es algo que tú estás eligiendo. “Qué felicidad la del emprendedor que hacer lo que realmente le gusta”.

Estos son algunos puntos que puedes tomar en cuenta para tu emprendimiento, la gran lección de la película Joker es que todo tiene un origen, lo bueno y lo malo, así que medita qué historia quieres contar de tu emprendimiento, que desde el origen sea lo que pretendes, que te haga mejor persona a ti y ayudes a crecer a otros. 

Si nos vamos más al fondo piensa que tu proyecto marque la diferencia, lo que hagas que impacte positivamente en la gente, que les cambies la vida y así tal vez tus productos o servicios frenen esa locura del mundo, porque habrás contribuido para que alguien viva o se sienta mejor esfumando por lo menos uno de los chispazos de sucesos que originó que alguien se transformará en el Joker.