Generalmente los esfuerzos publicitarios de las marcas se enfocan hacia segmentaciones rentables, aunque muchas veces se cae en una mera satisfacción de las modas momentáneas, olvidándose de desarrollar una audiencia y adaptarse al crecimiento natural de dicha audiencia. Lo cual nos lleva a preguntarnos si en verdad los abuelos ya no son un buen target para el marketing.

Socialmente caemos en el error de ir marginando a las personas de la tercera edad, les quitamos margen de movimiento y de decisión, pero en la publicidad no se puede tomar ese lujo porque los abuelos siguen siendo un gran target, al que vale la pena destinarle tiempo para atraerlos hacia las marcas.

Cuántas marcas no han envejecido junto con su audiencia, hasta el punto en que se quedan solamente con una percepción de antigüedad y un prestigio melancólico que ya no alcanza para que se posicione en las nuevas generaciones. Asimismo, cuántas marcas se quisieron renovar de golpe rejuveneciéndose artificialmente para captar a los nuevos consumidores, alejando a aquellos que eran la parte más sólida de su posicionamiento, quedándose sin los unos ni los otros.

Así que la clave es la adaptación y acompañar el recorrido de tus consumidores en todas sus edades; renovarse, pero sin dejar de lado a las personas fieles que te han seguido.

Las personas de la tercera son un buen target para la publicidad porque la tendencia de la población es el envejecimiento demográfico, en unos años habrá muchos “viejitos” y tendrán poder adquisitivo, serán consumidores, así que vale la pena entenderlos para poderles hablar de lo que les interesa.

La expectativa de vida ha aumentado al grado que cada vez hay más personas en buenas condiciones físicas que pasan de los 60, 70 y 80 años. Imagina el volumen que puedes alcanzar con tu marca. 

Otro dato que debes considerar, si tomamos el target como tal de “abuelos”, cada vez hay más abuelos jóvenes, estamos hablando de que a los 40 o 50 ya son abuelos, por lo que se da una gran combinación: una mentalidad joven y vitalidad fuerte, que son activos económicamente, sumado a una visión paternal emotiva que le da el ser abuelo. Imagina las posibilidades en todo esto para conectar con este sector.

Hay oportunidades para marcas que tengan productos o servicios directamente para el sector de la tercera edad en cuanto a confort, viajes, medicamentos, accesorios, etc. También para marcas que sepan adaptarse y orientar esfuerzos hacia ese target, aunque no sea exclusivas de ese segmento.

Asimismo, marcas que utilicen el mensaje de “abuelos”, pero vayan hacia esas personas jóvenes que ya son abuelos. Inclusive para los abuelos hiperconectados que se adaptaron y se mueven bien por las redes sociales o para las personas jóvenes que dominan lo digital y en unos años serán parte de este target. 

Como podrás ver los abuelos son un excelente target y si les sabes hablar conquistarás uno de los segmentos más fieles para tu marca.