La única constante del mundo actual es el cambio constante: lo que era tendencia hace una semana hoy no es más que un recuerdo; mañana quizá ya estés preparando la campaña para el próximo mes y necesites estar al pendiente. ¿Qué hay del ahora?

 

El Mindfulness, “vivir el ahora” es una estrategia que se ha integrado al marketing en los últimos años y abarca varios ámbitos:

 

  • A nivel empresarial. Cuando estamos al límite de trabajo, pensando en qué estrategia funcionará mejor para la próxima campaña, escribiendo correos, agendando juntas. El mindfulness sirve para dar un respiro y contemplar qué es lo importante: calidad antes que cantidad. Si es necesario tomar un descanso para refrescar las ideas, entonces hay que tomarlo. De nada sirve que tomes decisiones o realices acciones de manera apresurada si no te van a dar resultados óptimos. Esto lo han comprobado empresas internacionales como Google, Ford, Apple o Nike. La calidad de vida de los trabajadores se ve reflejado en su labor diaria. 

 

  • A nivel de las estrategias. Hoy en día los consumidores están cada vez más involucrados con los procesos de producción, distribución, venta y contenido de los productos que adquieren, es por eso que resulta más importante el impacto que tienen ahora las compras que realizan. La búsqueda de un impacto social más allá de una estrategia de venta favorece a las empresas ya que los consumidores están optando por marcas que tengan un propósito además de incrementar la venta de sus productos, sino que estén atendiendo demandas sociales y contribuyendo con la sustentabilidad de su producción al ser amigables con el planeta. 

 

El impacto de nuestras acciones y su importancia hoy es algo que podemos tomar a favor para poder construir estrategias que escuchen al cliente y con ello favorecer, mejorar e impulsar nuestra marca.

 

¿Cómo implementas tú el mindfulness?