Spotify se ha convertido en una de las plataformas musicales preferidas a nivel mundial, su base de canciones, la simplicidad y funcionalidad en su uso la han llevado a una posición preponderante, con más de 170 millones de usuarios escuchando música todos los días a todas horas.

A pesar de contar con el paquete premium (de pago) su éxito se debe en parte al ser un servicio gratuito. Todo esto también sitúa a la plataforma en la mira de los esfuerzos de marketing: ¡qué mejor manera de hacerse visible, de generar branding o engagement que a través de la música! 

La música es totalmente emocional, vivencial y conecta con las personas de forma inmediata. De ahí que son cada vez más marcas que están utilizando a Spotify como parte de sus campañas publicitarias.

Las ventajas son muchas porque se cuenta con una amplia audiencia, totalmente diversa, pero que se puede segmentar por lo más valioso que hace a un target: los intereses. Más allá de edades, género, profesiones, entidades o países, el gusto por una canción o estilo de música específico nos arroja la mejor audiencia.  

Usuarios que escuchan música en todo momento, con múltiples de intereses y actividades están listos para recibir un mensaje. Son usuarios que interactúan, que están acostumbrados al ritmo de las redes sociales y que esperan un contenido de valor, algo que los mueva, que los conecte y los dirija hacia algo.  

Una branded playlist es la mejor manera como una marca suma a Spotify en sus esfuerzos de marketing, es decir, generar una lista de canciones que tengan que ver con la marca y su audiencia.

Obviamente se requiere tener un conocimiento de nuestra audiencia y brindarles listas que realmente van a disfrutar, pero que también evocan a la marca. Para algunas empresas será natural contar con estas playlist, para otras no tanto, pero siempre habrá manera de sumarse de forma sutil.

Spotify ofrece cada vez más opciones para la personalización y el branding para que una marca tenga esa visibilidad esperada, inclusive para que brinde una descripción o mensaje para su audiencia. 

Además las playlists también se posicionan en la búsqueda de Google. Se pueden realizar listas por época del año o por contexto, para eventos especiales, momentos del día, etcétera. Asimismo, la plataforma permite incrustar la lista de reproducción en el sitio web o blog de la marca.

Más allá de una branded playlist, Spotify ha generado diversos espacios y formatos publicitarios que han aumentado las posibilidades de marketing de las marcas, por ejemplo, con banners o con uno de los formatos más llamativos al momento que consiste en incrustar un video de la marca a cambio de que los usuarios tengan 30 minutos de música ininterrumpida.

También cuenta con el formato billboard o salvapantallas, el video takeover (para ordenador) y el home page takeover, una combinación de imagen de fondo con un área interactiva que cubre la página de inicio de Spotify.

En pocos años hemos visto un boom en el número de usuarios de Spotify y las campañas en esta plataforma serán más ingeniosas, por lo que es el momento de que explores si tu marca puede hacer algo con esta plataforma.