El avance tecnológico es tan acelerado que pocas veces podemos detenernos a meditar cómo una innovación se filtró hasta ser parte cotidiana de nuestras vidas ni el impacto que va teniendo en nosotros, el entorno y nuestra forma de relacionarnos con los demás.

La necesidad de conexión a internet, la inmediatez, el exceso de información, son factores que van cambiando el perfil de los consumidores o audiencias, las cuales generan nuevos hábitos, modos, comportamientos, al momento de informarse, de entretenerse, de comprar, así que la publicidad va evolucionando y avanzando (a veces entre tropezones) para poder ir al ritmo de estos cambios.

Actualmente hay varias tecnologías en su etapa emergente, pero que serán una realidad en los próximos años y afectarán la forma de hacer marketing, sea porque se integren al proceso de generar campañas o porque impactarán de tal forma a los usuarios que tendremos nuevos perfiles de audiencias. 

En este sentido, aquí enlistamos algunas de las tecnologías que debemos tener en cuenta en cualquiera de nuestros ámbitos, entre estos, el publicitario:

Inteligencia artificial: cada vez está más presente en todo, así que el marketing no es la excepción y la vemos presente en los algoritmos, plataformas, bases de datos. Pero abarcará cada vez más áreas y funciones como la generación de contenidos.

Nanotecnología: su uso se generalizará y seguramente las marcas tendrán que sumarse, utilizándolo en sus procesos, logística y en los productos mismos. Así que la comunicación tendrá que orientarse hacia esas nuevas ventajas que brinda la nanotecnología.

Internet de las cosas: se podría decir que ya no es emergente, pero su masificación todavía espera un boom en el que veremos internet en todo; personas conectadas todo el tiempo, comunicándose e interactuando en cualquier momento y no solamente con su celular, esto cambiará la forma de llegar a las audiencias y sus hábitos de consumo.

Blockchain: aunque polémico sigue avanzando y en muchos casos hay marcas que han realizado esfuerzos en este sentido; si tuviéramos una generalización de su uso se abren puertas para el comercio digital en otras dimensiones. Blockchain es una base de datos creada para transacciones con monedas virtuales (bitcoins). 

Realidad virtual y realidad aumentada: aunque ya está en uso, se espera que se multipliquen las aplicaciones con estas tecnologías; para las marcas será inevitable usarlas y la comunicación se tendrá que valer de estas para conectar con las audiencias.

Robótica: pronto veremos  otro nivel de artefactos o robots inteligentes que combinen la inteligencia artificial e internet de las cosas, para tener “entes” que aprenden, se adaptan y evolucionan. Para cuando sean parte cotidiana de nuestras vidas, las audiencias y el marketing sin duda tendrán que adaptarse.