Hemos escuchado muchos escándalos generados en redes sociales por un mal post, con mala ortografía, políticamente incorrecto o simplemente, por una mala respuesta al cliente por parte de una empresa.

 

En muchas ocasiones estos problemas se podrían evitar si la persona a cargo de tus redes no se tratara de un sobrinity manager. Estas personas se consideran buenas en la comunicación en redes sociales por la cantidad de seguidores o likes con los que cuentan en sus perfiles personales, cobran menos o son “recomendados” por parte de alguno de los socios de la empresa.

 

¿Por que contratar a un sobrintity manager podría ser peligroso?

 

Porque más allá del conocimiento que una persona pueda tener o no en redes sociales, este será un saber de usuario; las redes sociales cuentan con herramientas y usos distintos si son de uso personal o a nivel empresarial. 

 

Sumado a ello, una persona que maneje las redes sociales debe estar calificado desde su ortografía hasta su capacidad de respuesta frente a buenos y malos comentarios, quejas y manejo de crisis: hoy por hoy sabemos que cualquier cosa se puede hacer viral en cuestión de horas y que si eventos como estos no son controlados de manera adecuada podría afectar gravemente la forma en que la empresa es vista.

 

Lo ideal es contar con los servicios de un community manager; una persona especializada en la comunicación y publicidad digital, que sepa medir el nivel de audiencia; que sepa manejar la respuesta del usuario y usarla a su favor; en pocas palabras, a un experto y no un aprendiz.

 

La tecnología abarca muchas cosas, pero aún para el marketing digital es válido el refrán: no compres cosas baratas que te salgan caras.