La popularidad de Tik Tok ha incrementado especialmente en este año, posicionándose como una de las redes sociales más usadas entre los jóvenes. 

Tik Tok viene empujando fuerte porque se está diversificando, los que se unen a este red social empiezan a conformar un espectro amplio y bien sabemos que cuando se atrapa la diversidad de edades vendrá el detonante para que todo sea Tik Tok.

Tik Tok surgió en China en 2016 como Douyin, con un concepto simple: realizar videos cortos (creativos o no), fue justamente esa simplicidad la que lo puso en el ojo de los jóvenes. Tiene la esencia de lo que se busca en las redes sociales actualmente: entretenimiento, interacción y con un plus de competencia de quién es el que sube los videos más creativos.

Es una plataforma divertida, intuitiva que ofrece muchos recursos para que -sin ningún conocimiento- la gente pueda generar sus propios videos cortos. En 2017 tuvo un impulso más tras la fusión con musical.ly, una aplicación que permite a los usuarios cantar acompañados con canciones populares en el colectivo social. 

Para mediados de 2018 alcanzaron el hito de los 500 millones de usuarios activos, cifra en crecimiento y eso que todavía no se ve el boom que puede alcanzar esta red social, en lo que es un duro golpe para Snapchat.

Como todo en las redes sociales, Tik Tok tiene sus puntos positivos y negativos, todo depende del uso que se le dé, algunos lo toman como inspiración para materiales o contenidos que pueden hacerse en otras redes, otros solamente para divertirse y unos más para “ridiculizar o ridiculizarse a sí mismos”.

Lo que se puede destacar a nivel de marketing es que ahí están los perfiles de los nuevos consumidores de contenidos y de productos, son un escaparate donde se puede analizar y verificar qué les divierte, cuáles son sus referencias, qué los entretiene. Esto es lo que a las marcas puede interesarles de Tik Tok y por qué no explorar cómo acercarse a sus consumidores o futuros consumidores a través de esta red social.