Aprovechar el tiempo es fundamental en cualquier aspecto de nuestras vidas, pero en el trabajo lo es más porque cada minuto cuenta para ser productivos. Sin embargo, con la tendencia de tener múltiples actividades a la vez, aunado a las distracciones que suelen darse, no siempre se logra aprovechar al máximo.

Nuestro tiempo es valioso, así que es mejor analizar en qué lo estamos invirtiendo o gastando; si quieres sacarle provecho a los minutos y horas durante una jornada de trabajo incrementa tu concentración. Centrar nuestra energía y enfocarse en lo que estamos haciendo siempre tendrá resultados positivos.

Sin importar si eres CEO de una empresa, líder de equipo, operativo o si trabajas por cuenta propia, sea en una oficina, en casa, en un café, donde sea que destines un lapso para una actividad laboral es fundamental que te concentres.

Pero no siempre logramos una total concentración, ya que son muchos factores y estímulos los que nos impactan para desviar la atención o para dividir nuestro interés. Así que es bueno hacer algunos ejercicios o actividades que te ayuden a concentrar.

Entorno de trabajo. De entrada genera un entorno tal que sepas que es de trabajo, de esta forma tu cerebro se acostumbra cuando percibe los elementos de dicho entorno a que debe trabajar y no estar pensando en otra cosa. 

Deja el celular. Entonces evita tener a la mano objetos que no sean para tu actividad y que un momento dado pueden distraerte. Deja celular, redes sociales o cualquier aspecto tecnológico que no tenga que ver con tu trabajo, ya que estos son hoy los principales distractores en el ámbito laboral.

Bloquea preocupaciones. Aunque te cueste mucho al principio, tarta de acostumbrar a tu cerebro a que en tu espacio y horas de trabajo no hay cabida para problemas de casa, entorno u otros contextos. No es fácil ponerse a trabajar pensando en el familiar enfermo, pero de nada le ayudará el que pienses en su enfermedad, es más útil que hagas bien tu trabajo, así que si entrenas a tu cerebro lograrás cerrar la puerta a otros pensamientos que no tengan que ver con tu trabajo. Esto elevará tu concentración a un gran nivel. 

Sé ordenado en tu área de trabajo. Recuerda que como está tu escritorio está tu mente; si tienes objetos por cualquier lado, papeles que ya ni sabes si los tenías que leer, firmar o tirar; nunca encuentras tu pluma cuando la necesitas, etcétera; quiere decir que tu cerebro está en caos, no tienes claras las ideas y, por tanto, puedes perder atención en los objetivos de tu labor.

Realiza ejercicios de respiración. Es un aspecto vital que nos hemos olvidado, no tomamos en cuenta nuestra respiración, a veces trabajamos con el mínimo de aire, no exhalamos oxígeno. Continuamente hay que respirar profundamente para llenarse de oxígeno y cuanta más tensión tengas, mayor ejercicio de respiración debes hacer. Esto te calmará y en ese estado es mejor la concentración para hallar soluciones. 

Pensar antes de hacer. Por la presión del tiempo, en ocasiones nos dejan una tarea y antes de meditar en lo que vamos a hacer, cómo lo vamos a hacer y si es adecuado lo que ejecutaremos, nos arrancamos a realizar la tarea. Es necesario darse un tiempo para pensar y así clarificar el panorama.

Focaliza. Aprende a centrar tu atención, no solo en lo general, sino en lo particular, en lo más específico. A veces poner foco en una sola palabra despierta más ideas que estar rondando en todo un texto.

Cambia puntos de vista. Una vez que sepas focalizar haz giros de atención para centrarte en otros puntos, así podrás descubrir otros caminos o una mejor solución.

Escribe. Ten una libreta en la que puedas hacer una lluvia de ideas, escribir cosas que te vengan a la mente, hacer conexiones con otros casos, por más que lo creas que es solo una ocurrencia vacíala en la libreta; esto ayuda a aclarar tus ideas y concentrarte en lo importante porque irás descartando las peores opciones. 

Habla en voz alta. Leer algo en voz alta ayuda a concentrarte justo en lo que quieres resolver. El sonido de tu voz puede ser un factor tranquilizador y así te centras en lo importante.