El síndrome del carrito abandonado

El reto que el eCommerce busca superar

Por Khiabet Garcilazo

Concretar compras en línea, es el resultado de la confianza generada entre el usuario y los productos de la marca, la garantía y el servicio de calidad. Sin embargo, llegar a ese punto requiere de una estrategia enfocada a optimizar la experiencia de los clientes.

El síndrome del carrito abandonado ocurre cuando queda inconcluso el proceso de compra online. Esta acción común nos puede servir para mejorar nuestras estrategias de e-commerce y estudiar el comportamiento de los consumidores, sin embargo, nuestra misión principal es combatirla.

Estadísticamente, el 50% de quienes entran a la tienda, dejan su carrito virtual debido por factores como las sorpresas de último minuto, métodos de pago poco confiables o pasos demasiado engorrosos y confusos, por ejemplo.

Los perfiles del público que nos visitan se pueden clasificar según sus intenciones; hay algunos que sólo están navegando sin nunca tener intención real de comprar, los que vienen a comparar precios, los  indecisos y finalmente, los que solamente se detienen por factores técnicos.

Son oportunidades de venta que se han ido y que necesitas recuperar. Debes evaluar tus procesos: tal vez tengas buenas imágenes y descripciones de producto pero velocidad de carga lenta.

Se estima que más del 40% de la gente prefiere no comprar por la falta de claridad con los costos finales o gastos de envío: a nadie le gusta que le prometan un precio y al final sea mucho más de lo previsto.

La posibilidad de comprar sin registrarse es una buena estrategia para empujar las ventas online, ya que aproximadamente el 29% de usuarios no desea completar largos formularios .

La sencillez y claridad son nuestros aliados. Cuando la información sobre el envío es precisa (costos y condiciones), los pasos a seguir son pocos y fáciles de realizar y existe un dato de contacto en caso de presentarse un problema (soporte técnico, chat en línea o redes sociales), recuperamos a más del 25% de potenciales compradores.

Configura tu página para que el carrito quede guardado y si tienes el correo del usuario, envíale un recordatorio por esa vía con los productos elegidos, ofrece una oferta o muéstrale algún producto exclusivo que también pueda adquirir. Si no cuentas con los datos, utiliza el remarketing dinámico para que continúen recibiendo información durante su navegación de los objetos que ya habían visualizado en tu web.

Acércate a ellos, genera confianza y hazles saber que detrás de esa plataforma virtual, siempre habrá alguien listo para atenderlos.